Injerto capilar: Precios, opiniones y efectos de un transplante capilar

Compártelo 😉Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

injerto capilarEl injerto capilar es un trasplante, una intervención quirúrgica donde se autotrasplanta el propio cabello de una zona a otra, lo que reactiva el folículo capilar y de ese modo se recupera el cabello perdido en las zonas intervenidas.

 

¿Cómo se realiza un injerto capilar?

Ante todo hay una exploración y observación del pelo y se realiza analíticas para que todo el proceso se realice de forma segura.

La intervención quirúrgica, indolora ya que se anestesian tanto la zona de extracción del cabello como la de inserción, consiste en extraer cabello de zonas como la nuca o detrás de las orejas para después insertarlos en las zonas afectadas por la calvicie (entradas, coronilla, etc.). Una vez rapada la cabeza y señaladas las zonas donante y a trasplantar, se anestesian las zonas para después, con unas micropinzas de aproximadamente 0,8 milímetros extraer el cabello, uno por uno. Después se contabilizan y se dividen los folículos capilares en individuales, dobles, triples, etc. Es el momento de realizar microperforaciones en la zona donde se va a trasplantar el cabello “vivo”, que se realiza con un microdrills de apenas 0.5 milímetros de diámetro por norma general. La parte más larga es la de colocar, dentro de cada una de estas microperforaciones cada uno de los pelos extraídos. Una vez finalizada la intervención, se venda la cabeza para evitar roces o infecciones.

Todo este proceso tiene una duración que va a depender del número de cabellos a trasplantar a cada persona y sus necesidades, pero podríamos decir que el tiempo puede ir de las tres a las siete horas. El número de cabellos van de los 3.000 a los 4.500 por norma general.

El método descrito es el llamado método FUE, aunque en algunos casos se aplica el método de la tira, que consiste en extraer una tira de pelos en lugar de hacerlo uno a uno. La ventaja es la duración de la intervención, que se reduce a unos cuarenta y cinco minutos o una hora y que se pueden extraer un número mayor de pelos. En el caso del método FUE es que no deja cicatrices, algo que interesa especialmente a aquellas personas que deseen llevar la cabeza rapada de forma habitual.

 

 

Postoperatorio

Como intervención quirúrgica que es el transplante capilar precisa de un postoperatorio, aunque se trata de una cirugía mínimamente invasiva. La recuperación médica suele ser muy rápida, aunque siempre depende del historial de cada paciente.

La primera noche es cuando se pueden sentir molestias en la zona de donde se ha extraído el cabello, que suelen paliarse con la toma del analgésico habitual. Al día siguiente del injerto capilar es frecuente que se produzca un edema en la zona de la frente que no debe preocupar ya que es debido de la bajada de la anestesia local aplicada en la intervención  y que desaparece en uno o dos días.

En la zona donde se han injertados los cabellos se producirán una pequeñas costras que a los pocos días se van desprendiendo por sí solas.

Normalmente en 5 ó 6 días, una semana máximo, las personas con injerto capilar pueden reincorporarse a su vida socio laboral sin problemas.

Tras la intervención se informará del tratamiento a seguir en los siguientes días, que normalmente se basan en:

– Prescripción de antibióticos y antiinflamatorios a tomas en los 4 primeros días.

– Durante 24 horas estar en reposo relativo.

– No realizar ejercicio 15 días.

– Indicaciones específicas para el lavado y el cuidado del cabello, dependiendo de las características de cada paciente.

– Evitar alcohol y drogas.

 

¿Cuándo se notas los resultados de un injerto capilar?

La densidad del cabello no va a notarse de un día para otro, lo que evitará que se “delate” el hecho de haberse realizado el injerto capilar. El crecimiento del cabello trasplantado se realizará de forma paulatina, por lo que no es frecuente que se aprecien los resultados hasta pasados los seis meses desde el trasplante capilar, siendo el punto álgido, es decir, cuando se note el resultado estético total, será a los 10 ó 12 meses, aunque en algunos casos puede alargarse hasta el año y medio después.

 

¿Quién puede someterse a un trasplante de pelo?

Se realiza tanto en hombres como en mujeres una vez cumplida la mayoría de edad. El equipo de profesionales del centro especializado en injertos capilares realizará un exhaustivo diagnóstico del tipo de calvicie, el tipo de transplante capilar que se le puede realizar , teniendo en cuenta el historial clínico y las características de cada paciente.

 

Riesgos en un trasplante de pelo.

Como todas las intervenciones, en un injerto capilar hay algunos riesgos, si bien se producen de forma poco habitual:

– Sangrado de las zonas de extracción o de transplante capilar.

– Dolor en la zona, que suele desaparecer con la toma de analgésicos.

– Infecciones, la mayoría de las cuales surgen  por no seguir los consejos de cuidados post operatorios o por haber realizado la intervención en un centro no especializado donde no se han guardado las debidas normas de higiene ni utilizado el material adecuado.

– Reducción o aumento de la sensibilidad del cuero cabelludo, que suele ser temporal.

– Cicatrización lenta.

 

¿Son los injertos capilares la mejor solución para recuperar el pelo?

Cuando la caída de cabello es imparable, los injertos capilares son la mejor opción, no para frenarla, pero sí para repoblar la zona afectada por la calvicie con pelo sano de otras zonas del cuerpo. El pelo en realidad no se recupera, ya que estamos aportando nuevos pelos extraídos de otras zonas; se recupera, repoblándola, la zona afectada por la calvicie.

Si la alopecia es incipiente, se pueden probar antes algunos otros tratamientos para frenar la caída, como la microinserción de plasma, carbohiterapia (no válida en alopecias androgenéticas) o la mesoterapia, pero desde luego a largo plazo, los injertos son la mejor solución.

 

¿Es el injerto capilar una solución definitiva?

Desde luego que sí, el transplante capilar es la solución definitiva para recuperar el pelo perdido, que se recupera mediante el transplante de pelos extraídos de zonas que no están sometidas a la problemática de la caída (especialmente la derivada de problemas hormonales), es decir, es pelo “vivo”, que se injerte en la zona que se injerte se vascularizará y seguirá su ciclo de crecimiento normal. Además,  las zonas injertadas se cicatrizan por lo que el prendimiento del pelo injertado será de por vida.

 

Preguntas frecuentes del injerto capilar:

A continuación damos respuesta a las preguntas más frecuentes de las personas interesadas en el micro-injerto capilar. Si tienes alguna duda, puedes comentar más abajo.

¿Es doloroso?

No. El proceso del transplante capilar siempre se realiza con anestecia local, no se suele hacer con anestecia general.

El paciente está despierto en todo momento y no sentirá ningún dolor debido a la anestecia en la zona de la intervención. En alguna ocasión podría notar una pequeña molestia de algún tirón de pelo.

¿El transplante capilar deja cicatriz?

Si deja pequeñísimas cicacrices, debido a que el proceso de transplante capilar hace pequeñas heridas (0.6 mm aprox. de diámetro) y a los días, dejan cicatrices practicamente imperceptibles.

¿Cuánto tiempo tarda en crecer el pelo trasplantado después de un transplante capilar?

Tras ser trasplantado, el pelo entra en una fase de reposo que dura unos 3 meses, a partir del cual, el pelo injertado comienza a crecer.

El resultado final se apreciaría después de unos 11 meses desde la fecha del trasplante.

¿El injerto capilar es caro?

No existe un precio final fijo para todos los clientes, ya que depende de la cantidad de pelos que el paciente necesite para recuperar y repoblar la zona afectada. Por eso, te recomendamos que te analicen en varias clínicas recomendadas de tu zona y pidas presupuesto personalizado para tu caso.

Vota éste artículo